Mis manos...

Cuando el mundo se vuelve un abismo y todo se cae ,tus manos no se aferran a algo, se aferran a alguien, alguien que no te deja caer. Cuando tú diste tu mano ya no hay forma de soltarla, ya no es tuya, está unida a la del otro, las dos manos son una.
 Las manos nos unen, nos suman, cuando damos la mano dejamos de ser yo para ser nosotros. 
Mi mano ya no es mía, es tuya, o nuestra. Nunca voy a soltarte la mano, pase lo que pase.
(Desconozco su autoria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Perdí muchas veces y muchas cosas en mi vida. Pero junto a ese “perder” hoy intento el valor de “ganar“. Porque siempre es posible luchar por lo que amamos, y porque siempre hay tiempo para empezar de nuevo... Photobucket