El mundo en el que me había refugiado parecía rendir sus frutos y yo era feliz, y aprendí a sonreír, aprendí a perder mis temores y a ser cada vez mas fuerte para defenderme de todas tempestades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Perdí muchas veces y muchas cosas en mi vida. Pero junto a ese “perder” hoy intento el valor de “ganar“. Porque siempre es posible luchar por lo que amamos, y porque siempre hay tiempo para empezar de nuevo... Photobucket